¿Con perros se lee mejor?

Esta pregunta se formula porque en varias bibliotecas estadounidenses existe desde hace poco tiempo un servicio para los niños, que consiste en que, aparte de prestarles libros, se les ofrece la posibilidad de pedir prestado un perro para que les acompañe en la sesión de lectura.

En el siguiente enlace (es del blog Universo Abierto) se puede ampliar la noticia:

Incluyo otra versión de una experiencia similar publicada en el periódico El País: 

Me gustaría conocer vuestra opinión al respecto, si puede ser positivo o no. Valoraré tanto la versión documental como la periodística de la posible utilidad de esta práctica.