Los investigadores se quejan de que no pueden acceder a datos que deberían estar desclasificados

Aunque sobre este tema hay varias noticias, os dejo, para que se comente, la que creo que recoge de manera global el problema.

Los secretos de Estado son “eternos” en España.

 

Anuncios

18 pensamientos en “Los investigadores se quejan de que no pueden acceder a datos que deberían estar desclasificados

  1. España ha sido el último país importante de Europa en establecer una Ley de Transparencia, acceso a la información pública y bueno gobierno. Desde 2004 se habían propuesto iniciativas por parte de socialistas y populares. Fue finalmente en 2013 cuando se aprobó por parte del PP.
    Que un país cuente con esta ley no significa que sus ciudadanos tengan más derechos, porque como podemos comprobar se restringe el acceso a cierta documentación política e histórica. Para ellos supone un peligro para la Administración Pública o para la seguridad del Estado. Entendido como las entidades públicas o privadas que reciben dinero de la Administración; la Casa de Su Majestad el Rey, el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Congreso de los Diputados, el Senado, el Banco de España, el Defensor del Pueblo, el Tribunal de Cuentas, el Consejo Económico y Social y las instituciones autonómicas análogas, en relación con las actividades sujetas a Derecho Administrativo… organizaciones sindicales, partidos políticos….
    En resumidas cuentas; se les obliga a publicar información relevante que garantice la transparencia, control y eficacia gubernamental, cosa que no se está haciendo completamente.
    Los impedimentos que puedan poner desfavorecen claramente al desarrollo histórico y cultural de la nación, obligando a los investigadores a consultar archivos internacionales, pudiendo tener toda la relevancia informativa nacional, inaccesible/clasificada por el Ministerio de la presidencia, actualmente dirigido por Soraya Sáenz de SantaMaría.

  2. Que los ciudadanos no tengan acceso a su historia en un estado democrático es una auténtica desgracia y toda una vergüenza. La Ley de Transparencia de 2003 no supone ningún cambio en este sentido. Esta cuestión no solo afecta a los investigadores, estamos ante una cuestión que nos atañe a todos porque un país transparente es un país menos corrupto, más sincero. De hecho la idea de transparencia se corresponde con una democracia en la que el poder está en manos de los ciudadanos. Pienso que sin transparencia, los ciudadanos votamos a ciegas.

  3. Cuando alguien no quiere que algo se sepa es porque tiene cosas que ocultar, y esto es lo que ocurre en la mayoría de los países. Aunque a diferentes niveles, podemos leer que hasta los países ejemplares también censuran información por miedo a remover el pasado.

    Bajo mi punto de vista, desclasificar documentos secretos del pasado sería un hecho con importantes consecuencias. Por un lado, aportarían mucha información relevante que serviría para esclarecer nuestra historia y conocer nuestra identidad. Pero por otro lado, levantaría un fuerte revuelo en una sociedad que podría dividirse aún más.

  4. No es nuevo ni sorprendente que sigan sin revelarse hechos y documentos de las épocas controvertidas de la España contemporánea. Esto es porque no solo seguimos arrastrando las leyes de la época franquista, sino tambien a gobernantes, diligentes y reyes. Al igual que el desconocimiento de la ley no exime de su cumplimiento, el hecho de que la gente involucrada en esos acontecimientos o que aparece en los documentos siga en la esfera política no debería implicar que lo que sucedió en un momento de la historia no pase a ser de dominio público. El no conocer el pasado nos conduce a repetir los mismos errores. Es increíble como en España se estudia mas (en los institutos, por ejemplo) el nazismo que del franquismo, habiendo aún viva mucha gente que perdió a padres y abuelos en esa época de represión.

  5. La desclasificación de datos es algo bastante delicado. En mi opinión, poner una fecha para que todos los documentos de ese año sean desclasificados no sería algo correcto. No todos los documentos tienen la misma importancia, ni contienen el mismo contenido. Puede que una buena solución sería hacer algo parecido a lo que ocurre en Suecia, no desclasificar documentos completos sino datos.

    Es una vergüenza que prácticamente no se haya hecho público ningún documento sobre la Guerra Civil. Es un hecho perteneciente a la historia de España del que han pasado muchísimos años y su régimen ya es inexistente, no debería haber problema para conocer todos sus documentos. Hay hechos históricos de nuestra historia reciente (Guerra Civil, transición, entrada en la OTAN) de los que deberíamos tener ya plena información, pero no es así. Resulta extraño que tengamos que informarnos de nuestra propia historia por documentos de otros países.

    ¿Por qué nuestros políticos no quieren que sepamos la verdad sobre nuestra historia más reciente? ¿Tienen algo que ocultar?

  6. Durante muchos años, tal y como dice al artículo, el acceso a los documentos que no le convenían a los altos cargos, por decirlo de algún modo, no estaba al alcance de nadie. Con la aprobación en 2013 (más tarde que en el resto de Europa por ejemplo) de la ley de transparencia, se confirmaba el libre acceso de las personas a los distintos documentos procedentes de administraciones de carácter público. Lo que muchos no siguen creyendo es si eso es un avance o no, pues dentro de ese libre acceso se han creado ciertos límites, algo que no debería suceder, pues cualquier documento que sea creado en una administración de carácter público debe ser puesta a disposición de todo aquel que desee verla.
    Esta ley, debería garantizar ese acceso a todo aquel que necesite obtener información o simplemente quiera contrastar cualquier información, es decir, asemejarse con un compromiso con los ciudadanos, para conocer su pasado, su historia, porque no tiene sentido desconocer o seguir ocultando aquello que ya ha pasado, porque conocer lo sucedido puede facilitar, no solo el conocer un origen o costumbres, sino tratar de no repetir los fallos, mejorarlos para seguir creciendo.

  7. Como ya han planteado algunos de mis compañeros, está claro que si la ley actual de transparencia de España recoge que hay asuntos que no se pueden consultar es por algo. Hay algunos temas que parece que quieren que los ciudadano no sepan, y por tanto los investigadores no podrán indagar sobre algún tema relacionado con el. Por tanto se debería apostar por otro tipo de legislación que permita que cualquier ciudadano tenga derecho a conocer temas que le incumben y, por supuesto, que la ciencia pueda utilizar esta información para el beneficio de toda la sociedad.

  8. La existencia de documentos clasificados con datos tan importantes como desconocidos es un hecho que nos perjudica a todos. La sociedad, en general, debería exigir que las leyes asegurasen el derecho de los ciudadanos a poder acceder a todos los documentos que puedan aportar información para conocer más acerca de nuestra historia, así como de de nuestras instituciones, cargos públicos, etc. Gracias a esto podemos aprender de los errores cometidos en el pasado y de esta manera podemos avanzar de forma segura, en el sentido de que no los repetiríamos.

    Conocer el pasado es fundamental para mejorar el presente y prosperar de cara al futuro y esto solo se puede conseguir conociendo de la mejor forma posible todos los acontecimientos que han marcado nuestra historia, recogidos hasta el momento en documentos a los que no nos permiten acceder, a pesar de los tiempos en los que estamos y por increíble que parezca.

    Toda aquella herramienta que permita el avance de las investigaciones permite el desarrollo de una sociedad y es por ello por lo que espero que finalmente podamos ganar la batalla y consigamos que los documentos que hasta ahora son clasificados puedan ser de acceso público y libre.

  9. Conocer la historia es fundamental, no solo para explicar y entender los hechos del presente, sino también para evitar la repetición de errores ya cometidos en el pasado. La clasificación o desclasificación de documentos históricos juega un papel clave en este aspecto: la información histórica, los documentos, deben ser públicos y accesibles a todos los ciudadanos de un país.

    En este sentido, me parece imprescindible destacar el modelo sueco mencionado en el artículo. En el país nórdico, el derecho a la información es un derecho fundamental y todo documento “es considerado público en principio”, teniendo todos los ciudadanos la posibilidad de solicitarlo e iniciar, así, un proceso de desclasificación en cualquier momento.

    Creo que este es el modelo a seguir, especialmente por países democráticos en los que la potestad de la información pública debería ser, siempre, de los ciudadanos, de todos; y donde los límites de acceso a esta – justificados, en principio, por cuestiones de seguridad y otros motivos de esta índole – deben ser los menores posibles. Considero que es un paso fundamental hacia la transparencia y, en última instancia, también hacia una mejor democracia.

  10. Totalmente de acuerdo con mis compañeros, quizá debamos fijarnos en el modelo sueco y aprender a ser un poco más transparentes. Creo que este tipo de leyes nos hacen mucho más atrasados, nos guste o no, esa época forma parte de la historia y tenemos derecho a que sepan muchas cosas (ya que las que nunca se escribieron jamás las sabremos).

    Un investigador tiene derecho a poder apoyarse en la documentación que considere para poder llevar a cabo su trabajo, y cualquier ciudadano a ser conocedor de la información que desee siempre y cuando no sea perjuicio para nadie.
    Está claro que habría que darle una vuelta a muchas cosas en España, y una de ellas es esta.

  11. Sin duda,no es de consentir disponer de un estado que propone una Ley de Transparencia que permita el acceso a los documentos y todavía no conozcamos por completo la verdadera historia. Ni investigadores, ni la sociedad en general; incluso me atrevería a decir que ni el propio Estado conoce verdaderamente lo que se esconde en tantos años de política.
    Nos encontramos ante una legislación que sin duda protege y permite el conocimiento completo sin restricciones, pero sí que restringe.
    Entonces, ¿de qué nos vale tenerla? ¿por qué es preferible mentir que disponer de un Estado limpio y libre.
    Hablamos de una información que podría ser de gran ayuda a cualquier investigador y su investigación, información conocida por él y por todos gracias a la documentación que se produzca.
    Estoy de acuerdo, y como ya han dicho mis compañeros, hay que darle una vuelta a muchas cosas y situaciones en España,y esta debería ser la primera para tal vez, evitar dudas y suposiciones.

  12. Coincido en la opinión de mis compañeros.
    La información es poder y potencia la enseñanza en la lucha contra la desinformación y el alineamiento. El hecho de que existan documentos de vital importancia sobre la historia que a todos nos concierne y que se restrinja su acceso es demencial.
    Nos queda mucho por aprender de otros países como el modelo sueco que se propone y poner en práctica la Ley de Transparencia que tanto se escucha pero poco se ve.

  13. A ver, está claro que España tiene mucho que ocultar. Como siempre, vamos a la cola de Europa a la hora del conocimiento y la transparencia.
    Bajo mi punto de vista, desclasificar los documentos tras un tiempo sería fundamental para tener un país sano. El problema reside en que si se desclasificaran, al pueblo llano le daría igual hasta que no saliese en la televisión.

  14. En España, como han dicho mis compañeros, el desconocimiento de la información es algo que está presente. Según la Ley de transparencia solo tenemos derecho al acceso a la información que se considere pública.
    En mi opinión, toda la información y la documentación en España debería de estar a disposición de todos los Españoles, tomando las medidas necesarias para su conservación, como hacen otros países.
    La Ley de Secretos Oficiales para mí carece de sentido. ¿Para qué ocultar información que forma parte de nuestra historia? ¿Por qué ofrecer información a los ciudadanos sin poder tener constancia de esos hechos?
    España necesita una norma de desclasificación y publicación de secretos oficiales como por ejemplo ha hecho Reino Unido para poder conocer toda esa información oculta tras el paso de los años.

  15. Como han dicho mis compañeros, España es uno de los países grandes con más secretos de Estado de Europa. Es cierto, que descubrir todos esos secretos del pasado, puede aclarar mucho mejor la actual situación que vivimos pero, por otro lado, pienso que todos esos problemas antiguos, de los que ya no tiene mucho sentido hablar, no es necesario que salgan a la luz porque no van a solucionar nada. Lo pasado, pasado está y no se puede cambiar.
    Eso sí, si tienen continuidad hoy en día, estoy a favor de que todos esos documentos sean de acceso público. Si esos secretos de Estado son recientes y afectan al Estado actualmente, obviamente que se tendría que denunciar y evitar que se sigan practicando. En este caso, es de vital importancia que salgan a la luz porque pueden explicar muchas cosas que están pasando hoy en día, y pueden cambiar el presente y, sobre todo, el futuro.
    Así pues, me parece que la Ley de Transparencias de 2013 aún tiene muchas cosas que mejorar para conseguir ser una nación más limpia.

  16. Pienso que la transparencia es una de las claves de un país para que confiemos en él, y por desgracia, como apunta @filosoficusblog “España ha sido el último país importante de Europa en establecer una Ley de Transparencia, acceso a la información pública y bueno gobierno. Desde 2004 se habían propuesto iniciativas por parte de socialistas y populares. Fue finalmente en 2013 cuando se aprobó por parte del PP.” Es muy triste que sea en 2013 cuando esto se implante, ya que eso hace que seamos un país realmente desinformado. La historia de nuestro de nuestro país y de nuestro planeta nos concierne como personas que vivimos en él.

  17. La historia es algo fundamental para comprender el mundo en el que vivimos, conocer su funcionamiento, entender el presente, y tratar de alcanzar un futuro mejor. Cuando el gobierno nos oculta parte de esta, esta generando una población más alienada, y más fácil de manipular, en definitiva nos impide ver el retrato completo. No entiendo cómo puede poner en peligro a la nación que se revelen documentos referentes a la guerra civil, al franquismo o al tardofranquismo. Nuestra historia nos pertenece a nosotros, a la humanidad, a nadie más. Un pueblo que conoce su historia con luz y taquígrafo es un pueblo más libre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s