Tendencias del libro electrónico 2017

El libro electrónico ¿es realmente el futuro de la lectura?. Aquí os dejo una noticia aparecida recientemente en el blog “Universo Abierto” para que la comentéis. Un saludo

Universo Abierto

whitepaper-email-trends-2017

Informes recientes sugieren que el crecimiento del eBook se ha estabilizado y los más jóvenes no están adoptando la lectura digital en la misma medida que sus padres. ¿Los libros electrónicos siguen siendo el futuro?

 

Por segundo año consecutivo las ventas de libros electrónicos según casi todos los informes se encuentran en crecimiento 0, o en estado de recesión. Con datos de la Asociación de Editores de Estados Unidos (AAP) de mayo de 2016 se produjo una caída en las ventas de eBooks de un 18,2%, mientras que las ventas de libros en papel se incrementaron en todos los formatos, los libros de bolsillo crecieron el 7,2%, y los libros de tapa dura el 17,4%. Lo que está poniendo la duda sobre la capacidad de las plataformas para atraer lectores que contrasta con las predicciones de una reanudación del impulso de las ventas. Por otra parte, el exceso de…

Ver la entrada original 1.191 palabras más

Anuncios

22 pensamientos en “Tendencias del libro electrónico 2017

  1. Este artículo me ha hecho recordar una charla a la que asistí cuando estudiaba periodismo, los ponentes eran dos periodistas que habían emprendido la creación de una editorial que trabajaba con novelas periodísticas (Libros del K.O). Cuando nos explicaron su proyecto todos les preguntamos si no era muy arriesgado, en pleno auge del e-book, poner una editorial que trabajara con papel y ellos entre risas comentaron que lo arriesgado, lo “romántico”, era poner una editorial que solo trabajara con libros electrónicos, pues el 90% de sus ventas eran libros impresos. Recuerdo que los alumnos nos sentimos contrariados porque estábamos muy acostumbrados a que nos hablaran de la “muerte del papel”.
    En un principio pensé que yo era de esas personas atípicas que no usaba el libro electrónico y que seguía comprando libros en papel, pero mi experiencia me ha demostrado que no hay nada atípico en ello. Pienso que en el pasado tenía esta percepción a causa de las campañas de marketing que vendían los e-readers como el invento del siglo, que nos harían sustituir las grandes bibliotecas por un aparato que se guardaba en un cajón.
    La conclusión que saco al leer este artículo es que los e-books, a pesar de ser prácticos, no son atractivos para el consumidor, nunca se podrá comparar la frialdad del aparato con el contacto del papel, por lo que en cierto modo entiendo que las ventas se estanquen. Pero, ¿esto significa la muerte del libro electrónico? Por supuesto que no, ambos formatos deben convivir porque lo importante es que cada usuario pueda acceder al formato que mejor satisfaga su necesidad de información. Además los e-books tienen oportunidad de reinventarse y volver a captar usuarios. Un ejemplo de la importancia que tienen los libros electrónicos es el aumento de préstamos que están llevando a cabo las bibliotecas, lo que confirma la teoría de que se deben proporcionar todos los formatos disponibles para llegar al mayor número de lectores.

  2. En mi opinión, uno de los principales problemas del libro electrónico es el precio. Como bien dice el artículo, podemos encontrar publicaciones de nuevos autores o autopublicaciones con un precio muy bajo mientras que las obras de autores consolidadas cuestan prácticamente lo mismo que en papel. Recuerdo que cuando nació el e-book o cuando su comercialización estaba en lo más alto, se vendía el producto como algo asequible para cualquiera. Yo no culparía a Amazon por poner precios bajos a libros o por ayudar a autores a publicar sus trabajos, deberíamos aplaudir su iniciativa.
    El artículo habla de los eReaders y su caída, ya que los teléfonos inteligentes están ganando terreno. Es lógico que la gente prefiera su móvil, ya que le ofrece la misma función que un eReaders, porque estos últimos no tienen un precio precisamente económico.
    ¿Por qué las nuevas generaciones leen más en papel que en formato electrónico? En mi opinión, un libro en papel siempre resultará más atractivo. Cuando lees un libro en formato electrónico puede decirse que no es una lectura tan seria, pasas páginas en muchas ocasiones sin importar su contenido.
    Por supuesto que los recursos digitales son de gran utilidad en bibliotecas. Por ejemplo, suscribirse a una revista electrónica es más económico que hacerlo a una de papel. De este modo, el centro podrá tener más recursos por un precio menor.
    Otra gran ventaja de los recursos electrónicos es el auge del acceso abierto. Cada vez más hay autores o revistas que deciden publicar bajo estas licencias, es decir, se puede consultar su contenido sin coste alguno. Esto es, sin duda, una gran ventaja para la enseñanza o la investigación.
    En conclusión, el libro electrónico tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Yo diría que aún no se ha sabido explotar o mostrar al público todas sus ventajas. Por otro lado, aunque un recurso electrónico pueda aportarnos mucho, un libro en papel siempre nos atraerá más.

  3. Al igual que comenta el artículo, en un principio el libro electrónico fue una gran novedad, se ofrecía como un gran avance que permitía llevar encima todos los libros que se quisieran sin ocupar una gran cantidad de espacio. Pero tal y como se explica, hoy día se pueden encontrar muchos libros de autores que publican por sus propios medios por lo que el precio de estos suele ser más barato que el de los autores más conocidos, que en los últimos años algunos han llegado a alcanzar el precio de un libro en papel.
    En mi opinión, el libro electrónico es un gran avance que aún no ha sido analizado del todo ni difundido de la manera en la que otros productos digitales se llegan a hacer. El e-book se creó con la finalidad de disponer de mucho material en un espacio pequeño, pero tuvo el efecto contrario al que se esperaba, ya que un gran número de la población sigue prefiriendo el libro o los apuntes en papel, como si de esa forma se concentraran más en la información. Por lo que puedo decir, sigo siendo de las que prefiere leer en papel antes que en digital, pero también soy consciente que la difusión que puede tener un documento cualquiera en soporte digital es mucho mayor, pues es más fácil que sea accesible a todo el mundo y además, si se hace correctamente, también resulta mucho más económico.
    Por lo tanto, no creo ciegamente que el libro electrónico sea el futuro de la lectura, al menos de la manera en la que lo quieren representar, enseñándoles desde pequeños que ese es el mejor soporte, sin dejar que ellos se adapten. Desde que nacen aprenden a usar un móvil, una tablet, un ordenador o cualquier aparato electrónico que se les ponga por delante, lo cual no es malo porque al final los van a usar, pero muy pocas veces les dejan otras opciones. Pero si he de decir, que acabará elevándose el porcentaje de personas que decidan usar un soporte digital para leer, porque el papel como tal no llegará a desaparecer, sino que deberían buscar una manera de poder coexistir documentos en ambos soportes, porque ese es el principal problema, querer sustituir de golpe todo el papel, sin dejar que las personas elijan cuál es más cómodo o el que mejor se adapta a cada uno. Personalmente, pienso que una adaptación más progresiva puede llegar a ayudar no solo a convertirlo en algo más económico a largo plazo, sino a tener una mayor difusión y adaptación para todos.

  4. Para empezar, es un tema interesante y de candente actualidad. Vivimos en la era de la digitalización, y los libros no eran una excepción. Sus comienzos fueron difíciles hasta que salieron los ebooks de tinta electrónica, que se aproximan más a la lectura del libro físico.
    Pero contrariamente a esto, los usuarios prefieren leer en tabletas y teléfonos inteligentes.
    En mi opinión, intentaron hacer los ebooks más cercanos al libro físico, y para eso ya tenemos los libros, y no se centraron en favorecer la experiencia de compra. Creo que es por eso que los que leen en formato electrónico leen en tablets en lugar que en ebooks.
    Una mirada al pasado: uno de los factores que ayudaron al paso del pergamino al códice, era que en éste era mucho más fácil buscar capítulos, una parte concreta, lo cual era muy útil en los manuales de medicina y los libros de leyes. Es por eso que creo que los niños y estudiantes prefieren el libro en papel: puedes buscar, ojear, mirar gráficos, tablas y dibujos…
    Personalmente veo en los ebooks una gran ayuda puesto que es mucho más económico tener en formato digital libros de gran embergadura o largas series de libros difíciles de costear. Pero creo que, al igua que meustran los resultados de las encuestas expuestas en el capítulo, la mayoría prefieren (y yo me incluyo) el formato papel.
    No se producirá el verdadero despegue de los ebooks hasta que no aporten algo más allá. En ese aspecto los libros se siguen manteniendo con novedosas ideas como el reconvertir las viejas cabinas de teléfono en pequeñas bibliotecas en las que cualquiera puede coger y dejar un libro.

  5. Coincido con lo que han comentado mis compañeras respecto al eBook. No resulta nada atractivo y no terminamos de acostumbrarnos.
    A mí me regalaron uno y creo que lo he usado una vez, el resto del tiempo ni me acuerdo que lo tengo. Prefiero el libro en papel. Cuando voy a la tienda o veo algún libro que me gusta, simplemente lo compro, nunca me paro a pensar que pueda estar en formato electrónico.
    Por otro lado, me alegro de las muchas ventajas que pueda tener, por ejemplo que los formatos electrónicos estén atrayendo a la gente a las bibliotecas, como dice el artículo, es una gran oportunidad para que el usuario vea que no solamente una biblioteca es para el préstamo de libros o una sala de estudio; o que se puedan visitar publicaciones en acceso abierto. Que no nos parezca atractivo para leer no significa que carezca de ventajas.
    Pienso que el libro en formato papel siempre nos resultará más atractivo, por mucho tiempo que pase. Quizá algún día sepan vendérnoslo mejor y cambiemos de idea.

  6. No tengo ninguna duda de que el libro electrónico acabará imponiéndose, tarde o temprano, al libro físico. Sin embargo, como dicen mis compañeras, de momento no han sido capaces de aportarle al lector las cualidades necesarias para consolidarse como elemento principal de lectura, desbancando al libro tradicional.

    Pienso de esta manera debido a la comodidad que ofrece el libro electrónico, el hecho de poder llegar a diversos títulos con un solo click creo que acabará imponiéndose, siempre y cuando se muestren mejoras o avances que hagan al lector disfrutar de las obras con la misma eficacia con la que se deleitan con el libro tradicional.

    En mi caso, he utilizado ambas formas, y hay aspectos del ebook (por ejemplo, la carga del aparato) que no pueden competir con la naturalidad de la lectura del libro físico.

    En general, pienso que la idea del libro electrónico es muy buena, pero que va a costar acostumbrar al público lector a dejar de utilizar un medio que se ha utilizado durante tanto tiempo, como el libro físico.

  7. Coincido en todos los aspectos nombrados por mis compañeros.

    A pesar de que existe un sector en la sociedad, minoritario pero existente, reacio al cambio a ebook, este se acabará imponiendo por evolución social. La habilidad de contener 100, 1000, 10000 títulos en un aparato que puedes sostener con la palma de la mano es cada vez más atractiva y a diario se unen adeptos al formato.

    Sin embargo no creo que esta adaptación al mundo tecnológico suponga el desplazamiento del libro físico, si no que se llegará a una situación de coexistencia.

    Coincido con Juanpe en que el ebook tiene también sus desventajas como el tema de la batería pero creo que acabarán por solucionarlo ya sea mediante cargadores portátiles o ampliando la vida de la carga.

  8. Como ya han apuntado algunos de mis compañeros, considero que el principal error recae en que no se ha conseguido enfocar bien los libros electrónicos. Está claro que en el ámbito científico el formato digital es el rey, ya que como hemos visto en clase más de una vez, el poder tener cientos de artículos en poco espacio ayuda mucho en el proceso investigador. La mayoría de revistas ya no publican en papel, sino en digital. Pero en otro tipo de publicaciones no científicas no se ha llegado a este nivel.

    Creo que en el caso de la literatura, uno de los principales problemas es la piratería. No se experimenta un gran crecimiento de la compra de ebooks porque por desgracia, la mayoría de personas que consumen estos libros digitales los bajan de internet. Por otro lado sigue existiendo la tendencia a seguir leyendo en libro físico, por mucho que el electrónico ahorre espacio no es lo mismo. Por tanto sería necesario impulsar nuevas propuestas para fomentar estas compras de libros digitales y así acabar con la piratería del sector.

  9. Desde mi punto de vista y haciendo referencia al artículo que se nos aporta más arriba, puedo aclarar dos acepciones.

    Por un lado,considero que el libro electrónico supone un avance y se encuentra en sintonía con la conciencia que hoy en día tenemos cuando hablamos de lectura. Con esto quiero decir, que sí que es cierto que puede que en unos pocos años, los ebooks, tablets, etc, sean los aparatos electrónicos que se impongan en la sociedad como soporte, no sólo de libros de lectura, sino también para material estudiantil. Esto es algo que ya podemos apreciar en los colegios, por ejemplo, que ya van dejando a un margen los libros en papel, Se debe, desde mi opinión, básicamente a las ventajas de las que disfruta: el reducido coste, la facilidad de transporte, la gran capacidad, la facilidad de manipulación, entre otras.

    Sin embargo, hay algo que el soporte papel nos aporta a nuestros sentidos y que a lo mejor, hace de la lectura un pasatiempo más agradable: hablamos del olor de sus hojas y del manejo de las mismas a nuestro antojo. Es indiscutible que nada tiene que ver una lectura o un estudio frente a un libro en soporte papel que frente a uno electrónico. El libro con estas características ha estado desde siempre, y como hemos podido leer en el artículo, sus ventas se han visto aumentadas frente a la reducción de los ebooks.

    En conclusión, si bien es cierto que la electrónica resulta un motor que nos conduce hoy en día en cada paso que damos y supone una tranquilidad en cuanto a disponibilidad se trata; el soporte papel seguirá existiendo gracias a aquellos que todavía prefieren los métodos tradicionales de lectura y estudio.

  10. Si bien el libro electrónico implica ventajas no sólo para sus propios usuarios, sino también para los centros de documentación y bibliotecas (tal y como se indica en el blog Universo Abierto), la realidad es que su auge se ve limitado por el poder y el aún permanente potencial del libro en papel.
    En mi opinión, la prevalencia de los libros impresos frente a los formatos electrónicos, especialmente en ámbitos universitarios y de educación, se debe, probablemente, al carácter aparentemente efímero de la información digital y a la posibilidad que ofrece el papel de modificación, retención y manipulación de los contenidos. Esta es una posibilidad fundamental en estos ámbitos educativos de los que estamos hablando. Pero el papel no es el favorito únicamente en estos ámbitos, según el artículo mencionado, sino que también los niños (concretamente el 75% de ellos) prefieren el libro en papel al formato digital. Este dato desvincula la predilección por el formato impreso del argumento de la tradición y la costumbre.

    La realidad es que la información electrónica, como ya he indicado, es mucho más complicada de recordar y de manipular. Además, la sobreoferta de contenidos digitales y el aumento del precio de los mismos también podrían ser considerados como causa del freno del formato electrónico en su carrera frente al libro tradicional.
    De esta manera, considero que la verdadera superioridad de los formatos digitales y electrónicos se producirá, como se indica en el Informe mundial sobre el libro electrónico, cuando estos se sirvan, cada vez más, de las herramientas que proporciona la red, especialmente aquellas vinculadas con la interacción, la edición y la comunicación entre los usuarios. Mientras tanto, a igualdad de precio y de función, parece que el libro impreso seguirá manteniéndose como el preferido entre los lectores.

  11. Como ya han apuntado algunos de mis compañeros, considero que el principal error recae en que no se ha conseguido enfocar bien los libros electrónicos. Está claro que en el ámbito científico el formato digital es el rey, ya que como hemos visto en clase más de una vez, el poder tener cientos de artículos en poco espacio ayuda mucho en el proceso investigador. La mayoría de revistas ya no publican en papel, sino en digital. Pero en otro tipo de publicaciones no científicas no se ha llegado a este nivel.

    Creo que en el caso de la literatura, uno de los principales problemas es la piratería. No se experimenta un gran crecimiento de la compra de ebooks porque por desgracia, la mayoría de personas que consumen estos libros digitales los bajan de internet. Por otro lado sigue existiendo la tendencia a seguir leyendo en libro físico, por mucho que el electrónico ahorre espacio no es lo mismo. Por tanto sería necesario impulsar nuevas propuestas para fomentar estas compras de libros digitales y así acabar con la piratería del sector.

  12. El futuro de la lectura lo tienen los usuarios/lectores en sus manos; ya sea en forma de libro tradicional (papel) o mediante un aparato electrónico. Ya no solamente hablamos de e-books propiamente dichos. Muchos de los formatos disponibles para descargar libros desde Internet son compatibles con nuestros teléfonos móviles.
    No creo que los libros en papel vayan a desaparecer nunca, ya que tienen un carácter intrínseco que ningún aparato puede igualar. (portada, colores, páginas dobladas…)
    Aunque la función y finalidad sea la misma, hay quien sigue mostrándose reacio a estos avances… incluso puede resultarle costoso el acostumbrarse a su manejo.
    Los e-books tienen muchas ventajas frente a los libros tradicionales, como la capacidad de almacenamiento… pero parece que se valora más la tangibilidad propia de un libro impreso, aunque sean notablemente más caros.
    Por otro lado hay muchos libros que no pueden descargarse de forma gratuita, por lo tanto esto seria otro factor importante a la hora de argumentar el parón que han podido verse en las ventas de e-books de este año pasado. Cuando un segmento del mercado está consolidado es normal que no crezca demasiado la demanda…
    Crear hábitos de lectura es lo importante, ya sea desde un libro o desde un aparto electrónico.
    Opino que la importancia real está en el contenido y no en el continente. Estos estudios de mercado son muy útiles para analizar los hábitos de lectura, la opinión de los niños y el crecimiento de la cultura futura.

  13. El futuro de la lectura lo tienen los usuarios/lectores en sus manos; ya sea en forma de libro tradicional (papel) o mediante un aparato electrónico. Ya no solamente hablamos de e-books propiamente dichos. Muchos de los formatos disponibles para descargar libros desde Internet son compatibles con nuestros teléfonos móviles.
    No creo que los libros en papel vayan a desaparecer nunca, ya que tienen un carácter intrínseco que ningún aparato puede igualar. (portada, colores, páginas dobladas…)
    Aunque la función y finalidad sea la misma, hay quien sigue mostrándose reacio a estos avances… incluso puede resultarle costoso el acostumbrarse a su manejo.
    Los e-books tienen muchas ventajas frente a los libros tradicionales, como la capacidad de almacenamiento… pero parece que se valora más la tangibilidad propia de un libro impreso, aunque sean notablemente más caros.
    Por otro lado hay muchos libros que no pueden descargarse de forma gratuita, por lo tanto esto seria otro factor importante a la hora de argumentar el parón que han podido verse en las ventas de e-books de este año pasado. Cuando un segmento del mercado está consolidado es normal que no crezca demasiado la demanda…
    Crear hábitos de lectura es lo importante, ya sea desde un libro o desde un aparto electrónico.
    Opino que la importancia real está en el contenido y no en el continente. Estos estudios de mercado son muy útiles para analizar los hábitos de lectura y el crecimiento de la cultura.

  14. El artículo nos descubre la realidad de la competencia de precios y del interés de un mayor publico que aun prefiere el libro en formato papel. El libro electrónico entró con fuerza en el mercado, fue una novedad útil y asequible realmente. Aun así, para los estudiantes por ejemplo tener un libro en formato papel es quizá, como han dicho mis compañeros, más “cómodo”. El libro en papel para los amantes de la lectura y de la investigación, pienso que siempre será la primera acción. Quizá es costumbre o puede que sean las cualidades del libro físico que gustan más.
    Pienso que el libro electrónico tiene unas ventajas que no pueden ser aplicadas al libro en papel, por lo que si puede ser el futuro de la lectura. Estamos rodeados de tecnología que avanza sin freno, por lo que el libro electrónico también será influenciado por esta sociedad que está en continuo crecimiento.
    El libro en papel, a pesar de su difícil conservación y de su fácil deterioro es parte esencial de la historia. No se puede eliminar y a día de hoy es casi imposible digitalizar todos los libros existentes por el alto coste que supone.
    Por tanto, el libro en formato papel y el electrónico seguirán teniendo diferentes funciones, aunque sí creo que el libro electrónico con el paso del tiempo terminará ganando la partida en una sociedad que avanza digitalmente a pasos agigantados.

  15. Como ya han apuntado algunos de mis compañeros, considero que el principal error recae en que no se ha conseguido enfocar bien los libros electrónicos. Está claro que en el ámbito científico el formato digital es el rey, ya que como hemos visto en clase más de una vez, el poder tener cientos de artículos en poco espacio ayuda mucho en el proceso investigador. La mayoría de revistas ya no publican en papel, sino en digital. Pero en otro tipo de publicaciones no científicas no se ha llegado a este nivel.

    Creo que en el caso de la literatura, uno de los principales problemas es la piratería. No se experimenta un gran crecimiento de la compra de ebooks porque por desgracia, la mayoría de personas que consumen estos libros digitales los bajan de internet. Por otro lado sigue existiendo la tendencia a seguir leyendo en libro físico, por mucho que el electrónico ahorre espacio no es lo mismo. Por tanto sería necesario impulsar nuevas propuestas para fomentar estas compras de libros digitales y así acabar con la piratería del sector.

  16. En mi opinión, y coincidiendo con todos mis compañeros, pienso que el libro electrónico o e-book, aunque cada vez lo vayamos viendo con más asiduidad, aún no se ha impuesto definitivamente sobre el libro en papel. Esto se debe a que todavía los lectores prefierimos el libro tradicional, porque resulta más sencillo y manejable a la hora de leer, y porque no presenta tantos problemas como la carga de batería o la memoria de almacenamiento. Esto no impide que en un futuro no muy lejano, el e-book se imponga y haga que el libro tradicional quede obsoleto, pero antes deberá solucionar algunos de los problemas que he mencionado anteriormente.
    Indudablemente, el libro electrónico cuenta con infinitas características y ventajas que pueden llegar a resultar más atractivas para el lector, como por ejemplo la posibilidad de almacenar varios libros en uno, o la portabilidad, además de, obviamente, el coste, ya que muchos libros los podemos encontrar de forma gratuita en Internet, lo que resulta un problema para las editoriales. Otros en cambio, no están disponibles gratuitamente y para conseguirlos hay que pagar un precio.
    Personalmente, como he comentado antes, prefiero un libro en papel tradicional porque no consigo adaptarme a los e-books, y porque no me gusta estar dependiendo de una batería para poder leer, pero opino que, en poco tiempo, todos los problemas se solucionarán y la tecnología se acabará imponiendo definitivamente, como lo lleva haciendo desde hace mucho tiempo, y cada vez con más fuerza.

  17. Tras realizar una lectura del artículo y de la opinión de mis compañeros he de reconocer que sí hace unos años pensaba que el libro en formato electrónico llegaba para quedarse e incluso para relegar al formato tradicional de manera que este fuese demandado sólo por los nostálgicos del papel, ahora me alegro al comprobar, no solo por experiencias propias, sino por artículos como este que lo constatan, que no ha conseguido desplazar de forma definitiva al libro impreso en papel.
    Es cierto que los e-books son prácticos y que el precio que pagamos por los títulos ofrecidos en formato electrónico es inferior pero lo que no podemos negar es que hay características físicas y sensoriales exclusivas del formato en papel que no se pueden comparar y no tienen precio para el lector. El formato papel nos ofrece la oportunidad de usarlo todo el tiempo que queramos mientras que el e-books limita nuestro tiempo de lectura ya que va sujeto a la batería de este. Todos aquellos lectores que prefieren la noche para leer antes de dormir tienen que evitar hacerlo en un e-book ya que hay estudios como el de la Universidad de Harvard que asegura que hacerlo empeora la calidad del sueño.
    Me ha llamado mucho la atención el porcentaje de niños (75%) que prefiere el libro en formato papel al electrónico ya que desde la infancia están rodeados de dispositivos electrónicos como smartphones, tablets, ordenadores y videoconsolas, entre otros. Quizá esta sea la señal más significativa y en ella esté la respuesta a la pregunta que se nos plantea en esta ocasión: el libro electrónico no es el futuro de la lectura, por lo menos no a corto plazo.

  18. Mi opinión con respecto al tema del libro electrónico es clara: no son el futuro inmediato y posiblemente, nunca consiga superar al libro en papel. Sí, el eBook se muestra como un aparato útil: miles de libros en tu mano, a mejor precio (en muchas ocasiones)… Pero no se puede comparar con el tacto de un libro, su olor y su aspecto.
    Puede que para los más fanáticos a la lectura, el eBook sea su futuro. Pero incluso estos, no se podrán resistir a esa edición especial en papel, tan lustrosa, del libro que le impresionó. No nos podemos despedir del libro en papel.

  19. En mi opinión, en futuro muy lejano los ebooks serán los libros habituales y el formato papel será entonces un producto exclusivo con gran valor histórico y cultural, como pasa hoy en dia con los discos de vinilo. Como ha mencionado Lucia, el paso del pergamino al códice suponía grandes ventajas, pero en su momento muchos eruditos se oponían a este cambio pese a los inconveninetes del pergamino, simplemente porque era a lo que estaban acostombrados y esto les hacía negar la evidencia, exactamnete igual que pasará con los ebooks y los libros en papel.

  20. Tras leer el artículo y analizar la opinión de mis compañeros puedo decir que los libros electrónicos creían llegar como un sustitutivo de los libros tradicionales, y como apunta Jose Miguel, en el ámbito científico “es el rey”. Aun así, no ha conseguido desbancar a los libros tradiconales en , por ejemplo, en la literatura. Pienso que deberían intentar enfocar la venta de ebook de otra forma, y aunque ahora no esté a la cabeza en un futuro reemplazará al libro en papel. Ya que el ebook cuenta con beneficios que el otro no cuenta, como por ejemplo su forma de conservación duradera y, podría decirse, que infinita en el tiempo y también, el nivel tecnológico en que se encuentra la sociedad actualmente.
    El libro en papel, acabará siendo una forma lujosa de contener el documento para aquellos que realmente desean tenerlo, como bien dice Yaiza.

  21. Los e-book son tremenda mente más prácticos ecológicos y baratos que los libros en papel. Pero en un libro electrónico no se puede pasar la página aún a riesgo de cortarte, oler el seductor aroma del papel, o buscar cómo un loco la página donde te quedaste cuando la noche anterior te dormiste y se te desplomó el libro sobre la cara. El libro es además un símbolo cultural e histórico que tiene siglos tras él. Y ya dejando a un lado la visión romántica, no creo que el libro en papel esté muriendo, como tampoco creo que el digital también lo haga. Ambos deberán coexistir, pues ambos siguen satisfaciendo necesidades determinadas de sus usuarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s